Origen de la angustia de Emiro Colina

El poema «Origen de la angustia» recibió Mención Honorífica en el IV Concurso Nacional de Joven Poesía Hugo Fernández Oviol celebrado el pasado 18 de octubre, aniversario del escritor falconiano.

Comparto el siguiente poema firmado por, el también falconiano, Emiro Colina.

Origen de la angustia

Elemento dúctil oculto en la oración «y Dios hizo la luz»

                           vestigio onomatopéyico

                                                                 pulso                                                                    

                          El hombre sutura cuerpos (metáforas heribles)    

  copulador pagano

                                                          moribundo pez

(artificio)

un tríptico bajo el mar  

narra escenas con tenso verbo

oralidad orgánica

sonido

constructo

Los cuerpos se juntan para saciar estómagos

desnudos devienen vértigo en torno a la llama

queman  sus manos  y espinas dorsales  

dejan  acordes  

movimientos cíclicos

dominios sobre la hierba:

quiebre verdoso (lujuria)

oscura cabeza que despelleja árboles 

libra actos sacrílegos porque las raíces reclaman parcelas

adoptan formas iracundas

ese cruce telúrico hizo de los mortales bélicos seres

copulan ebrios

matan invocando espasmos

Tríptico

I

Venus abre las piernas  y engulle al tigre solar

(depreda)

lame paredes vaginales

devora óvulos

acto de unión

II

copa sostenida en trance ritual

entes negros ofician la ceremonia

mientras Venus fluctúa en el fondo como espiral de fuego

III

plegarias dividen el firmamento

cortejada por lenguas la deidad aparece

bendice el barro y esperma de los hombres

entrega a las mujeres palabras mortales: carne  profanación  desarraigo

engendran deseos anfibios

presiden  liturgias  

bailes andróginos

la noche termina y derrama su sangre

líquido que recorre oquedades

eco animal

corriente espesa

venganza

Emiro Colina (Coro, 1993) Investigador, lector, docente UNES. Microdiagrama: Del órgano-enigma y la célula fundadora de ciudades. Nací con la inquietud del arqueólogo por los vestigios de la civilización. La contemplación del lenguaje y sus tramas, el signo y las memorias articuladoras de espacios significantes, las multitudes, el sexo-género tentacular: resultan para mí un territorio de pasiones, el camino hacia la introspección del hombre como fiscal de su propio mecanismo normativo, destructivo, creador de registros socioculturales, agenciador de experiencias corporales, víctima del impulso, cuadro de epifanías, viajes, desplazamientos, resistencias. En suma, soy un ciudadano atravesado por la incesante búsqueda de lo subterráneo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s